martes, 17 de febrero de 2009

En su justa medida

Esto es lo último que me he atrevido a escribir. Digo atrevido por que hay cosas que por mucho que te atrevas no eres capaz de decir... que no es el caso jajaja... pero bueno.

Como dice mi amigo Pape (tan contariamente contradictorio) "mes de cambios..." todos para bien, supongo.

CONVENCIDO

Que no se trata de quererte o no,
de soñarte o no,
de mirarte y perderme en ti
mientras tu te pierdes
con tus pajaritos en la cabeza
y me dejas mariposas en el estómago.

Que tampoco es que sea obligación
tener que pensar en ti todo el día,
de abastecerme de una ilusión
que pronto será tangible,
por mucho que tengas puesta tu coraza,
que espero que se oxide
y se caiga a pedazos nada más abrazarte.

Que no,
que no es eso que dicen de amarse,
que hay tierra,
caminos y carreteras de por medio
pero que todas me llevan a un mismo sueño,
tú,
y que tu no tienes que buscarme las cosquillas
por que tan sólo con tu risa ya me la contagias
o que vayamos a velocidades distintas
y yo rebase el límite permitido.

Que no,
que no se basa todo esto en tener que esperarte
para que me desesperes en la espera,
en morderme el labio si quiero besarte
si estás cerca,
y si me acerco lo suficiente
esnifarte la piel a tiras lujuriosas de placer tímido.

Que no,
que no es eso,
que no es esto,
que tan sólo,
tan sólo,
somos tu y yo
y el resto del mundo
que gira con nosotros dentro.


ya me decís lo que os parece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario